Roces y conflictos diarios, #Resistiré

//Roces y conflictos diarios, #Resistiré

Roces y conflictos diarios, #Resistiré

En este tiempo, más que nunca, necesitamos una buena forma de emplear nuestra comunicación. Los conflictos son inevitables, pero sí son gestionables, tanto en el trato con niños, adolescentes, adultos, o con nosotros mismos…. Tomemos en cuenta estas recomendaciones:

  • No personalices los roces y problemas,… evita recriminaciones personales. Acuérdate de interpretar las circunstancias, muchos de esos desacuerdos serán fruto de la tensión acumulada.
  • No busques culpables continuamente. No es la solución que necesitas. Cuando percibimos que los acontecimientos escapan de nuestro control, tendemos a buscar culpables, tratando de aliviar nuestra frustración, pero nada más lejos de la realidad. Será más productivo que pienses qué es lo que está en tu mano para mejorar tu situación.
  • Comparte tus emociones, negar el dolor o tratar de evitar el sufrimiento no será útil para dejar de sentirlo.
  • No te creas en la posesión de la única verdad, intenta escuchar a los demás, a sus necesidades, y trata de comprender sus motivaciones y situaciones.
  • Emplea tu sentido del humor, contigo mismo y con los demás. Cuida el uso que das al sarcasmo, no faltes el respeto.
  • No caigas en el rol de víctima ni en la desesperanza, ni lo transmitas a los que te rodean. Este papel te animará a creer que no hay nada que puedas hacer por mejorar la situación conflictiva, así la frustración y la sensación de incompetencia se apoderarán de ti. Necesitas sentirte fuerte, puedes hacer cosas significativas.
  • Mima la comunicación verbal y no verbal. Comunícate sin humillar ni exigir. Evita el contraataque, y no eleves el tono.
  • No etiquetes a las personas por lo que hacen (eres un guarro), será más constructivo que valores su comportamiento (esto es una guarrada), no su ser.
  • Reserva tus espacios y momentos de intimidad, llevamos muchas horas y días de confinamiento, y pese a que ahora podemos hacer uso de un poco más de libertad, seguimos viéndonos obligados a pasar mucho tiempo juntos en un mismo espacio. Por eso, en la medida de lo posible, reservémonos momentos para nosotros mismos, al tiempo que podamos seguir pendientes de las necesidades de los que nos rodean.

Estos momentos pueden contribuir a que continuemos diseñándonos a nosotros mismos, tratando de ser la mejor persona que queremos ser, es una cuestión de actitud. No podemos cambiar las circunstancias, pero sí nuestra forma de vivirlas.

By | 2020-05-11T09:57:58+02:00 mayo 10th, 2020|0 Comments

Leave A Comment

*